Cony Velásquez Hinojosa

MI NIÑA VALIENTE Y GUERRERA

 

Todo esto comenzó en junio del 2015, cony a la edad de 10 años le gustaba bailar, correr, jugar, salir, iba al colegio aunque no le gustaba levantarse temprano, de repente comenzó a sentirse mal, se cansaba mucho, no quería hablar ni salir a jugar y eso era raro en ella, fue entonces cuando fui al médico y creían que era un refriado, luego volví a ir ya que estaba muy amarilla parecía patito y fue cuando la doctora creía que tenia hepatitis y la hospitalizaron para hacerle otros exámenes y comenzó con una taquicardia muy alta y le dolía el pecho, nos hicieron salir de la habitación y llego el equipo de cardiología, después de unas horas nos indicaron que cony se encontraba en la UCI Pediátrica con el diagnostico de Miocardipatia Dilatada, no podíamos creer que un resfriado haya terminado con mi hija en la UCI y conectada a un respirador artificial y con muchos tubos, ahí estuvo 9 días y durante ese año fueron 10 hospitalizaciones, comenzaron muchos cambios para Cony , tomar 10 remedios diarios, comer sin sal, tomar solo medio litro de agua diaria y las comidas que tanto ella le gustaban están prohibidas, imaginen que para ella subir la escalera hasta su pieza es muy dificil y cansador, a veces cuando se enferma se incha tanto de sus pies y llora porque le cuesta caminar es muy difícil para ella, además controles casi semana por medio con Pediatra, nutricionista, gastroenterólogo, endocrinólogo, psicólogo, entre otros y muchos exámenes que para cony eran terribles y no quería, su ánimo cada vez era peor, estaba enojada no quería nada, no entendía nada, dejo de ir al Colegio porque para ella era delicado, luego el médico nos solicito una resonancia magnética (Marzo 2016) ya que quería saber con más claridad el tema de la Cony porque no mejoraba, nosotros siempre estábamos confiados que con ese tratamiento iba a mejorar, luego con el resultado de estas nos dijeron que debíamos ver un equipo médico de trasplante y nos derivaron al Hospital Clínico de la UC. Una vez ahí nos dicen cony debe realizarse un Cateterismo, así que la hospitalizaron y vino el médico para hablarnos del procedimiento de este y nos señala este examen es para enlistar a Cony para Trasplante de Corazón, ahí se nos vino el mundo abajo, no podía creer lo que me estaban diciendo, como podía estar pasando eso, no pude llorar pero mi cuerpo comenzó a temblar y sentir miedo, no sabía lo que venía, como iba a enfrentar todo eso, siempre pensé que ella mejoraría pero no esto, ahí durante una hora esperamos el resultado y el médico nos señala está todo bien, ahora cony queda hospitalizada para comenzar con todo el estudio de trasplante para poder enviar los papeles y poder inscribirla. Durante ese día lo peor para nosotros era decirle a Cony el diagnostico ya que ella veía que venían muchos médicos y les tomaban muchos exámenes y decidimos decirle y tratar de buscar las palabras o el momento y fue cuando le dijimos que su corazón debíamos cambiarlo y ella comenzó a llorar con una pena que te desgarra y no quería que le sacaran su corazón y le dijimos pero si lo cambian volverás a jugar como antes, comerás tu plato favorito que es el ceviche y ahí ella cambio su carita, estuvimos 5 días que fueron muchos exámenes y vacunas ya que debían cuidarla de todo y el diagnostico de ella paso a ser una Miocardiopatia Restrictiva una enfermedad rara si uno busca en internet. 

Mi Conita es una niña muy valiente y luchadora, su vida cambio pero ella sabe que Dios hará un milagro en ella. Decidimos hacer esta campaña porque ella lo quería hacer público, no tan solo por ella sino que por muchas personas que lo necesitan, nadie está libre de que le pase, nosotros éramos una familia normal, no teníamos antecedentes de alguna enfermedad como esta, por eso hago un llamado a tomar conciencia de la donación de Órganos y que piensen lo feliz que pueden hacer a otras familias, respeten las decisiones del donante, donar es dar vida, son muchas las personas que esperan tu ayuda así como nosotros para volver a ver a Cony correr, andar en bicicleta, bailar y hacer lo que tanto le gusta y sobretodo cumplir su sueño de ser Doctora.
Solo en estas líneas he podido un poco resumir todo lo que hemos pasado como familia durante más de un año con nuestra Conita, no ha sido un proceso fácil pero sé que Dios nos acompaña y nos da fuerza para seguir, así que vamos por este milagro y por el de muchas personas.